Diego de Covarrubias y Leyva: El humanista y sus libros

La Universidad de Salamanca conmemora el V Centenario del nacimiento de este personaje tan estrechamente vinculado a Salamanca con una exposición con nutridos fondos bibliográficos que testimonian la incesante actividad de Diego de Covarrubias. Os recomendamos la visita, que servirá a muchos salmantinos para conocer la trascendencia de su vida y obra a los largo del siglo XVI.

Os ofrecemos testimonios gráficos junto con el fragmento dedicado a Diego de Covarrubias de nuestro inminente proyecto "El puzzle de la Historia: Del Renacimiento a la Ilustración".




Diego DE COVARRUBIAS, jurista, político y eclesiástico, nació en Toledo, en 1512. Su padre fue Alonso de Covarrubias, arquitecto de la catedral de Toledo, y su hermano Antonio de Covarrubias y Leyva, profesor de Derecho en Salamanca y consejero de Castilla. Él, después de aprender latín y griego, marcho en 1527 a estudiar Derecho Canónico en la Universidad de Salamanca, siendo igualmente, en la misma universidad, alumno de Teología de Francisco de Vitoria y Domingo de Soto

En la Universidad salmantina obtuvo en 1538 el título de bachiller en cánones, y el de doctor al año siguiente, consiguiendo una cátedra en 1540 que desempeñó durante ocho años. Después de ejercer, de 1548 a 1559, el cargo de oidor en la Real Chancillería de Granada, en 1560, visitó la ciudad charra, interviniendo en la reforma de su Universidad  y en la modificación de sus estatutos. El mismo año, ostentando a título personal el rango de arzobispo, fue nombrado Obispo de Ciudad Rodrigo, cargo que sucesivamente, más tarde, ocuparía en las diócesis de Segovia y Cuenca. Asimismo asistió al Concilio de Trento donde tuvo una activa participación en la sección concerniente a organización y disciplina.

Como miembro de la Escuela de Salamanca, interviniendo en las discusiones sobre si se podía hacer o no esclavos a los indígenas, toma manifiestamente partido por el antiesclavismo. Junto a Luis de Molina, teólogo y jurista perteneciente a la Compañía de Jesús, que también fue estudiante de la Universidad de Salamanca, desarrolló una teoría subjetiva del valor y precio que justificaba el valor de las cosas, por el libre acuerdo sobre el precio entre comprador y vendedor, determinado al final, por su abundancia o escasez. Es autor de una ingente y espléndida obra literaria en la que revela su magnífica condición de jurista y político, y en la que tampoco omite la de eclesiástico.


MAS INFORMACIÓN:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

ir arriba